Jetty y Fabric, el Insurtech sobre productos tradicionales

El insurtech no sólo compite con innovación en el producto, también con innovación en el envoltorio de productos tradicionales. Jetty y Fabric son dos ejemplos recientes que ilustran bien este modelo.

Fabric vende exclusivamente seguros de vida. Los fundadores son dos ex Simple, el banco norteamericano que compró BBVA. La startup tiene una financiación seed de 2,5 millones de dólares. Los argumentos de Simple y Fabric suenan igual. Simple utiliza expresiones como “Welcome to everything Simple” y Fabric repite Life insurance made easy”.

Easy, simple, smart, digital, son las expresiones que calan en el consumidor y lo alejan de las grandes aseguradoras, en busca de la cercanía e inmediatez que asocian a las plataformas digitales.

Jetty sigue una línea similar. Con 4 millones de dólares de seed, el producto tiene tintes más novedosos, puesto que asegura al arrendatario las pertenencias que tiene en casa del arrendador y sustituye su fianza por un seguro.

El producto de Jetty tiene detrás a Munich Re, una de las grandes multinacionales de reaseguro, confirmando otra tendencia latente en el insurtech: la desintermediación y el salto de las reaseguradoras a la primera línea del sector, entrando directamente como proveedor o inversor en las startups.

Estos nuevos modelos apuntan que una líneas de trabajo más interesantes para la transformación digital de las grandes aseguradoras es la creación de plataformas digitales sencillas especializadas en un único producto.