Los casos de éxito no hay que buscarlos en las grandes empresas. Están en las pequeñas y medianas

Hace unos días leía un estupendo artículo sobre el mundo Enterprise. Citaba unas palabras de John O’Farrell, Partner de Andreessen Horowitz, que resumen muy bien una sensación que tengo hace tiempo:

“In the old enterprise, it would cost $1 million to $2 million for Accenture to do a six-month custom integration project. In today’s world, small and mid-sized companies have an advantage. They are not constrained by massive, on-premise, resource-heavy projects. We are reversing how things get done. Mid-market and small companies can take advantage of SaaS. Small companies are adopting all types of apps and big companies are the followers. The order of the market is being turned on its head. The big companies are scrambling to catch up”

Una opinión difícil de argumentar con datos y que suscribo desde la experiencia. Las estructuras administrativas de las grandes empresas y administraciones públicas son tan lentas y pesadas que hacen imposible la puesta en marcha de procesos y modelos innovadores al ritmo que son incorporados por la pequeña y mediana empresa.

La reflexión tiene dos implicaciones:

1. Los casos de éxito no hay que buscarlos en las grandes empresas. Están en las pequeñas y medianas.
2. Es necesario hacer transparentes esos casos para trasladarlos a las grandes estructuras administrativas, puesto que el efecto spill-over de una gran empresa sobre la economía es muy superior al que tiene una pequeña empresa.

Estados Unidos estudia en este momento conceder puntuación adicional en las licitaciones públicas a los contratistas que compartan sus ofertas con start-ups o empresas pequeñas con productos y servicios innovadores.

Respecto a las grandes corporaciones, La mayor parte de ellas disponen de comités de innovación. Tradicionalmente la gran empresa siempre ha mirado a otras grandes empresas y no hacia abajo. Estudian y replican casos, políticas o campañas de otras grandes empresas para no quedarse atrás. Ahora también deben seguir el middle market  si quieren conocer los modelos y tecnologías innovadoras.

Los tiempos cambian. El factor diferencial que haga más competitiva e innovadora a una gran empresa puede estar ya en marcha en una pequeña empresa.