¿Puede un negocio online mantenerse solo con publicidad?

Emprender un nuevo negocio en general no es fácil, en internet tampoco. Sobre todo cuando hablamos en términos de financiación en los tiempos que corren.

Históricamente han existido negocios que se han autofinanciado exclusivamente a partir de los ingresos obtenidos por publicidad, valgan como ejemplo algunos de los blogs más reputados o prensa online. Sin embargo, esta situación cada vez es más inasumible por un nuevo negocio que esté naciendo ahora.

Hemos visto como los CTRs (click through rate) bajan a niveles por debajo de 0,10%, cuando hace solo unos años se triplicaba esta cifra. Algo parecido sucede con los tasas de apertura de emailings y en general todas las vías de explotación vía publicitaria.

A pesar de todo esto, sin duda el objetivo de cualquier web es obtener el mayor número posible de visitas; para conseguir este objetivo la calidad es un factor importante pero no es algo que garantice que sea visitada. Es fundamental mantener la página web y renovarla frecuentemente; todo ello precisa de una serie de recursos económicos y es en este punto en el que las empresas se plantean la gran pregunta: ¿se puede financiar un proyecto exclusivamente mediante publicidad?

El primer requisito necesario para que esto sea posible es un elevado número de visitas. Hablamos de cientos de miles al mes, como mínimo. Esta situación, por tanto, hace muy difícil el hecho de poder financiar una página web con publicidad.

Además nos encontramos con una dificultad añadida: algunas de estas normas no son aplicables al móvil ya que en los mismos no funciona la publicidad de banners o en display. Con ejemplos de redes sociales, como Facebook, se ha demostrado que los dispositivos móviles implican una dificultad añadida a los proyectos que se financian con publicidad, puesto que el display no se muestra por la restricción de espacio. Aunque es posible que con el tiempo se produzca un cambio en esta circunstancia, a día de hoy la publicidad no ha encontrado una solución que resuelva este problema, sirva como muestra la continua caída de la cotización de Facebook, mostrando la poca confianza de los inversores en encontrar una solución a este problema.

En definitiva, no es recomendable financiar proyectos exclusivamente con publicidad. Puede convertirse en una fuente adicional de ingresos, como ya lo hacen los portales de empleo publicitado formación, aerolíneas facilitando otros productos premium, etc.

Sin embargo, soportar una estructura empresarial financieramente sobre este pilar es, cuando menos, muy arriesgado.

Autor imagen: bgarry